Casacion nº CL-685-90 de Corte Suprema de Justicia, 20 de Febrero de 1991

Ponente:JOAQUIN DONATO ALCERRO DIAZ
Fecha de Resolución:20 de Febrero de 1991
Emisor:Corte Suprema de Justicia
RESUMEN

Que la forma en que el recurrente desarrolla el acápite QUINTO carece de presicoón y claridad pues, de él, no se desprende si la acusación está contenida en un solo motivo con varias maneras de infringir la ley y un precepto autorizante; o por el contrario, son varios motivos a los que en forma individual no se consignó su correspondiente precepto autorizante, que en unos caso es el párrafo primero del numeral primero del artículo del Trabajo, cuando la infracción se produjo sin que medien errores de hecho o de derecho; y en otros, el párrafo segundo numeral primero del artículo 765 del código del Trabajo, cuando la infrcción se hubiere producido a través de tales errores; todo en contavención a lo preceptuado en los literales a) y b), numeral 5o. del artículo 769 del Código del Trabajo y 916 del Código de Procedimientos comunes, de aplicación supletoria por mandato del artículo 858 del código del Trabajo. Que además el recurrente plantea el acápite "Aspectos de Nulidad", sin indicar cuales fueron los errores procesales en que incurrió la Corte de Apelaciones o el Juez de primera instancia y siendo que las nulidades tienen por objeto corregir errores en que el Juez pudo haber incurrido en el trámite del proceso, que, como ya se dijo, no se señalan, no procede estimarla.

 
CONTENIDO

TE SUPREMA DE JUSTICIA.- Tegucigalpa, Distrito Central, veinte de febrero de mil novecientos noventa y uno. VISTO: Para dictar sentencia el Recurso de Casación formalizado ante este Supremo Tribunal por el Licenciado ADALBERTO DISCUA RODRIGUEZ mayor de edad, casado y de este domicilio en su condición Apoderado legal de la Empresa SERVICIO AEREO DE HONDURAS S. A (SAHSA) en relación a la Demanda Laboral interpuesta por el Abogado G.P. CASTILLO mayor de edad, casado, hondureño y de este domicilio en su condición de Apoderado Legal del SINDICATO INDUSTRIAL DE TRABAJADORES DE TRANSPORTES AEREOS DE HONDURAS (SITTAH) contra la empresa SERVICIO AEREO DE HONDURAS S. A (SAHSA) a través de su Presidente Ejecutivo señor O.L.A. para que previo los trámites legales correspondientes se la empresa antes mencionada condenada a pagar a la parte demandante la indemnización legal que le corresponde por violación del Código y del Contrato Colectivo de Trabajo.- El Recurso de Casación se interpone contra la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de la Sección Judicial de la Ceiba, departamento de Atlántida en fecha once de junio de mil novecientos noventa y mediante la cual CONFIRMA la dictada por el Tribunal de Primera Instancia en la que FALLA: Declarando Con Lugar la Demanda Laboral de Primera Instancia promovido por el Abogado G.P. CASTILLO en su condición de Apoderado Legal del Sindicato Industrial de Trabajadores de Transporte Aéreos de Honduras contra la empresa servicios Aéreos de Honduras S. A (SAHSA), en consecuencia CONDENA a la empresa antes mencionada a pagar al SITTAH la cantidad de L,29,316.00 en concepto de indemnización de seis meses de salario de los Directivos Sindicales en virtud de haber sido despedido sin haber llenado el procedimiento exigido por la ley laboral del país. RESULTA: Que el Abogado G.P.G. de generales expresadas, en su condición de Apoderado Legal del SINDICATO INDUSTRIAL DE TRABAJADORES DE TRANSPORTES AEREOS DE HONDURAS (SITTAH) compareció ante el Juzgado de Letras del Trabajo de la Ceiba, Departamento de Atlántida promoviendo demanda ordinaria laboral contra la Empresa SERVICIO AEREO DE HONDUREAS S. A (SAHSA) por medio de su presidente ejecutivo y representante legal señor O.L.A. para el pago de indemnización por violación del Código y el Contrato Colectivo de Trabajo, demanda que fundamentó en los hechos y disposiciones legales siguientes: HECHOS 1° Los ex trabajadores, J.E.M., R.E.M., E.B.Y.H.C.Z., prestaron sus servicios en la empresa demandada por espacio de varios años en los puestos de Operador Equipo de Rampa, chequeador de carga, motorista y jefe de bodega de carga, quienes ganaban los sueldos de un mil veinticuatro lempiras (1,1024.00), un mil ciento treinta y dos Lempiras (l. 1,132.00), un mil doscientos diez lempiras ( L. 1210.00) y un mil quinientos veinte lempiras (L. 1520.00) respectivamente y quienes fueron despedidos el mismo día 36 de enero de 1990, según carta suscrita por el Presidente Ejecutivo de la Empresa Servicio Aéreo de Honduras S .A (SAHSA), cuyas copias autenticadas se acompañan como medios de prueba de la relación laboral que hubo y respecto a los salarios de devengados se comprobarán mediante inspección del juez en los libros contables dicha empresa demandada. 2°.- De conformidad a la conquista laboral prescrita en la cláusula N°. 108 del contrato colectivo de condiciones generales de trabajo vigente, cuyo ejemplar se adjunta como medio de prueba documental, los cuatro trabajadores que fueron despedidos, que se nominan en el hecho 1°, son miembros de la Junta Directiva Seccional del Sindicato Industrial de Trabajadores Transporte Aéreos de Honduras (SITTAH) de la ciudad de la Ceiba, Atlántida, según se comprueba con las cuatro certificaciones extendidas por el S. de Acta del Sindicato de que fueron electos por dos años el 15 de noviembre de 1988 según consta en el Acta N 156 de esa fecha, en los cargos de: Presidente, V., S. General y F. de la Directivas Seccional. 3°.- De conformidad con el principio jurídico laboral contemplado en el artículo 60 párrafo séptimo del Código del Trabajo el que textualmente dice: Las disposiciones de un contrato colectivo No se consideran contrarias a la leyes CUANDO SEAN MAS FAVORABLES para los trabajadores y esto significa ni más ni menos, el principio del derecho del trabajo hondureño, la doctrina y los convenios de la Organización Internacional del Trabajo, de la norma más favorable al trabajador es la que se aplica, en cuanto al párrafo octavo más favorable al trabajador es la que se aplica, en cuanto al párrafo octavo del mismo artículo 60 antes enunciado prescribe: las disposiciones de las leyes prevalecerán siempre sobre las del Contrato Colectivo y las de este sobre las de los contratos individuales de trabajo, SALVO LO DISPUESTO EN LOS PARRAFOS ANTERIORES. En tal virtud la empresa demandada ha violado el artículo 516 y cláusula N. 108 del Contrato Colectivo de Condiciones de Trabajo vigente, al haber despedido a los Miembros de la Directiva Seccional de la Estación de la Ceiba, Atlántida, presidente: J.E.M.; V.: R.E.M.; S. General E.R.B. y F.: H.C., quienes están protegidos por el fuero sindical en relación a la cláusula N. 108, la que textualmente dice: cláusula N. 108.- La empresa no podrá despedir ni perjudicar a los miembros de la junta ventral del SITTAH, desde su elección hasta después de un año de haber cesado sus funciones.- Tampoco podrá despedir ni perjudicar a los miembros de las Directivas Selecciónales que EL MISMO SINDICATO TIENE en Tegucigalpa, San Pedro Sula, y la Ceiba, durante el ejercicio de sus funciones.- EN AMBOS CASOS EL DESPIDO O TERMINACION DEL CONTRATO INDIVIDUAL solo procederá de conformidad con la ley y esto de que SOLO PROCEDERA CONFORMIDAD CON LA LEY, significa simple y llanamente que para poder despedirlos la empresa demandada DEBIO comprobar previamente ante el J. de Letras del Trabajo respectivo…….que existe justa causa para dar por terminado el contrato de trabajo, quien actuando en Juicio Sumario resolverá lo procedente Y al no haber precedido la empresa demandada en juicio sumario, para el despido de los directivos de la seccional de la Ceiba ya mencionados, violando así el artículo 516 en relación a la cláusula 108 del Contrato Colectivo, es que el Sindicato demanda el pago de la indemnización que prescribe el párrafo segundo de dicho artículo 516 del Código del Trabajo, cunado prescribe: La violación de los dispuesto en el párrafo anterior, SUJETABA al patrono a pagar a la organización sindical respectiva una indemnización equivalente a seis (6) meses de salario del trabajador, sin perjuicio de los derechos que a éste correspondan 4°.- Repitiendo, el derecho del Sindicato a percibir el pago de la indemnización que se reclama, la que se prescribe en el párrafo segundo del artículo 516 es por causa de la violación de la cláusula N. 108 del Contrato Colectivo Vigente en relación al Artículo 516 del Código del Trabajo, en virtud de que la empresa demandada estaba obligada a NO despedir a los Miembros de las Directivas Seccionales que el Sindicato tiene en Tegucigalpa, San Pedro Sula y la Ceiba, el ejercicio de sus funciones, y que para poder despedirlos solo procedía cuando se hubiese actuado de conformidad al referido artículo 516, previa comprobación de la justa causa, en juicio sumario, ante los Juzgados de Letras del Trabajo de Tegucigalpa S.P.S. y la Ceiba, en vista de la CONQUISTA LABORAL (cláusula N. 108) del Fuero Sindical, extendida y convenida por las partes en el Contrato Colectivo hasta los miembros de las Directivas Seccionales que el Sindicato tiene en las Estaciones de los lugares tantas veces mencionados En conclusión los Miembros de las Directivas Seccionales del Sindicato de la Ceiba, ya nominados en el hecho primero, sin perjuicio de los derechos que a ellos les correspondan, L.E.M., presidente: R.E.M., Vice-Presidente: E.R.B., S. General y H.C., Z., fiscal, fueron despedidos por su patrono la empresa demandada, SAHSA, sin haber obtenido la autorización o permiso del Juzgado del Trabajo respectivo, ya que en ningún momento fueron notificados de la demanda para que pudieran defenderse de conformidad al Artículo 818 del Código de Procedimientos Civiles, comprendido en el Título XVIII del Procedimiento Sumario. CUANTIA DE LA DEMANDA.- La cuantía de la presente demanda, de los cuatro miembros de la Directiva Seccional de la Ceiba, señores L.E.M., R.E.M., E.R.B. y H.C.Z., Presidente, V., S. General y F. quienes ganaban un salario mensual de Lps. 1,024.00, Lps. 1,132.00, Lps. 1210.00 y Lps. 1520 respectivamente, por seis meses (6), de indemnización cada uno, el Sindicato reclama, el total de VEINTE Y NUEVE MIL TRESCIENTOS DIECISEIS LEMPIRAS EXACTOS (LPS. 29,316.00). FUNDAMENTOS DE DERECHO: Fundo la presente demanda en los artículos , 60, y , 379, 380, 460, 467, 468, 469, 471 literal b), 480, 491 numeral 1°, y , 493, 508 párrafo 2°, 516, 664, 665 párrafo 1° y 2° numeral 4° y 666, 690, 703, 710, 714, 726, 727, 730, 755, 756, 757, 858 y 864 del Código del Trabajo; Artículos 1°, 40 numeral 1°, 137, 138, 141 de la Ley de Organización y Atribuciones de los Tribunales; Artículos: 817 numeral 1°. 818 y demás de éste título, del Código de Procedimientos Civiles Artículo 80, 128 numeral , 134 y 138 de la Constitución de la República RELACION DE LOS MEDIOS DE PRUEBA.- En la presente demanda haremos uso de los siguientes medios de prueba: Documental, Inspeccional y cualquier otro medio de prueba permitido por la ley. RESULTA: Que en fecha veintisiete de abril de mil novecientos noventa, compareció el Licenciado A.D.R., mayor de edad, casado, y de este domicilio, actuando en su condición de representante especial de SERVICIO AEREO DE HONDURAS S.A (SAHSA), contestando la demanda de que se ha hecho mérito, fundándose en los hechos y disposiciones legales siguientes: HECHOS: PRIMERO: Al hecho 1° de la demanda contestó a) Que en cuanto a puestos y salarios de los referidos ex trabajadores, me sujetaré a lo que arrojen las probanzas pertinentes; b) que la terminación de los contratos de trabajo tuvo por causa la realización de un reajuste que incluyó la supresión de los puestos de trabajo, según debe constatar con claridad en las cartas de terminación de los contratos que presenta el propio demandante.- No fueron despedidos, como erradamente se afirma en el libelo.- SEGUNDO: Al hecho 29 contesto: a) que de conformidad con la supuesta conquista laboral de la citada cláusula numero 108 del contrato colectivo, que el trabajador reajustado sea miembro de la referida de Junta Directiva Seccional; b) Que tal calidad deberá ser materia de probanzas en este juicio. TERCERO: En el número 3° de la demanda se reitera la afirmación de que mi representada despidió a los trabajadores ya no minados, y vuelvo a rechazarla porque no hubo tal despido, como consta en la carta que el mismo demandante aporte al juicio. Hay enormes diferencias entre despido y reajuste. En este mismo número el apoderado actor hace otras afirmaciones no de hechos sino doctrinarias propias de él, que tampoco acepto. Sabe perfectamente el Juzgado que no toda materia puede caer dentro del principio de la norma más favorable, pues hay muchísimas situaciones de orden público y aún dentro de la órbita del Derecho del Trabajo que necesariamente escaparán o estarán por encima del interés privativo y meramente bilateral de las voluntades o intereses que pueda encerrar un contrato colectivo, desde luego que el propio Código del Trabajo pone límites saludables por aquello del respeto al derecho ajeno y a las libertades de los demás al especificar en sus artículos 55 y 56 que el objeto de los contratos colectivos es el establecimiento de las condiciones generales de trabajo, a saber: las jornadas de labor, el descanso semanal, las vacaciones los salarios, el régimen disciplinario, la seguridad y la higiene, las condiciones generales de empleo, deberes, derechos o prestaciones de cada parte, y cualquier otra materia de objeto lícito.- Esto corresponde con la definiciones legal de Contrato Colectivo que nos da el artículo 53 del mismo Código, así: Todo convenio escrito relativo a las condiciones de trabajo y empleo celebrado entre patrono, un grupo de patronos o una o varias organizaciones de patronos, por una parte y por la otra una o varias organizaciones de trabajadores, los representantes de los trabajadores de una o más empresa o grupos de trabajadores asociados transitoriamente.- Dentro de este amplio marco funciona indiscutiblemente el principio invocado de la norma más favorable.- Pero cuando se pretende someter a ella valores más elevados o de más alto rango, es necesario examinar cada caso detenidamente y saber estimar las consecuencias al interior de la organización de la sociedad y del sistema jurídico político, dentro del cual precisamente se devuelven los sindicatos y las empresas. Rechazo la afirmación de que el artículo 516 del Código de Trabajo juntamente con la cláusula número 108 del Contrato Colectivo le otorgaran al trabajador reajustado el fuero sindical, y también rechazo el equivocado criterio de la empresa violó las citadas normas.- Adelante expondré las razones y fundamentos legales y doctrinarios de la posición patronal para que el Juzgado la estime reflexione sobre ella a la hora de impartir justicia.- CUARTO Las expresiones tautológicas de los mismos criterios del demandante no HECHOS en el número 4°. Del libelo, que más parecen motivados a provocar su propio convencimiento, también son objeto de rechazo en este escrito de contestación QUINTO: a) El reajuste de un número considerable de puestos, que venía estudiando la administración de la empresa y anunciándosela en varias ocasiones a la dirigencia del Sindicato, fue materialmente el 26 de enero de 1990, como una medida típica del principio de libre administración sin recibirse objeciones jurídicas ni reclamaciones administrativas del Sindicato demandante respecto de la procedencia de lo actuado antes bien los trabajadores comprendidos por tal medida, algunos de ellos directivos secciónales del Sindicato, cobraron las prestaciones que la ley les reconocía, y es que evidentemente percibieron la buena fe con que actuó la empresa; b) el artículo 56 del Código de Trabajo efectivamente otorga el Fuero Sindical, pero a los trabajadores miembros de la Junta Directiva Central del Sindicato y tal Fuero está constituido por dos elementos esenciales: La estabilidad del directivo en su puesto y la penalidad monetaria de seis (69 meses de salario que deberá la empresa pegarle a la organización sindical si la primera violentarse aquella estabilidad al despedir al trabajador de que se trate sin acudir previamente a la justicia del trabajo a comprobar la correspondiente causa justa.- El 26 de enero de 1990 la empresa no despidió a ningún directivo sindical central, sino que clausuro los puestos de trabajo de muchos trabajadores y entre ellos los de los señores J.E.M., R.E.M., E.R.B.Y.H.C., Z., por virtud del reajuste anunciado.- Y estos puestos, señor juez han dejado de existir.- No fue violentado el artículo 516 del Código del Trabajo, como se pretende hacer creer; c) La cláusula número 108 del Contrato Colectivo no creo ni amplió la figura del Fuero Sindical, pues se limitó a prohibir el despido o el perjuicio a los miembros de la Junta Directiva Central del SITTAH desde su elección hasta después de un año de haber casado en sus funciones y a los de Directivas Seccionales durante el ejercicio de sus funciones.- Y agregó: En ambos casos el despido o terminación de contrato individual solo procederá de conformidad con la ley.- Y si nos preguntamos que dice la LEY al respecto, veremos que el aplicable es el ya citado artículo 516 del Código del Trabajo y que en el se exige el juicio sumario previo para comprobar justas causas de DESPIDO.- Y resulte que, repito, no se despidió a nadie.-El despido es el que ejercita el patrono con apoyo en los artículos 112 y 113 del Código del Trabajo SIN PAGO DE PRESTACIONES.-En tanto que el reajuste, que es simple causal de TERMINACION del contrato de trabajo, aparece autorizado por el artículo 95, inciso 19) del mismo Código, y su ejercicio causa derecho a prestaciones, las cuales cobraron los directivos seccionales sin protesta del sindicato.- He ahí las diferencias esenciales; ch) Como la cláusula 108 se limito a prohibir despidos o perjuicios a lo sumo los trabajadores directamente interesados no el sindicato hubiesen tenido acción quizá para pedir el reintegro y no se hizo.- Y en cuanto al posible perjuicio que a ellos se les hubiese ocasionado, fue oportunamente cubierto mediante el puntual y exacto pago de las prestaciones que justamente les correspondían. Como se ve, no ha habido violación a la cláusula número 108 del Contrato Colectivo, como equivocadamente pretende la parte actora. SEXTO: El error del demandante consiste en querer, con un apoyo falso en el concepto de norma más favorable, estructurar una figura ad hoc de Fuero Sindical, y para ello toma partes del artículo 516 del Código del Trabajo y partes de la citada cláusula 108 del Contrato Colectivo.- Y eso no se puede hacer; no lo permite la hermenéutica jurídica. Veamos, a título de doctrina universalmente aceptada, lo que nos dice la fuente principal de nuestro Código del Trabajo, cual es el Código Sustantivo del Trabajo de Colombia.- Transcribo, con subrayados propios, lo siguiente: Art. 21.- En caso de conflicto o duda sobre la aplicación de normas vigentes de trabajo, prevalece la mas favorable al trabajador.-la norma que no se adopte debe aplicarse en su integridad. Ahora consideramos la doctrina y la Jurisprudencia extranjera: a) en la obra El derecho del Trabajo, tercera edición, página 154, el autor P.B. nos ilustra así: Según la llamada teoría de la inescindibilidad (conglobamento) Se elige la norma que sea más favorable al trabajador, pero en su totalidad, sin aplicarla parcialmente, sin escindir su convenido. b) El Tribunal Supremo de Justicia de Colombia, en sentencia del 4 de julio de 1947, reproducida en la Gaceta del Trabajo, Tomo II, número 5-16, página 234 y en las sentencias del 20 de mayo de 1949 y del 5 de noviembre del mismo año, reproducidas en las mismas publicación y citadas en la obra Código sustantivo del Trabajo y Código Procesal del Trabajo, de J.O.T., segunda edición, Editorial Temis Bogotá 1955, página 34, dejo desde entonces a nivel de jurisprudencia, de mucho valor para quienes bregamos en esta noble profesión de Derecho, perfectamente definido el criterio que venimos exponiendo así: El principal de nuestra legislación y del derecho del trabajo, según el cual la disposición más favorable al trabajador es la que aplica, debe entenderse en el sentido de que confrontada una norma con otra, bien de ley, reglamento, contrato, convención o fallo arbitral, la una debe excluir a la otra, según que favorezca al trabajador, pero NO PUEDE TOMARSE EL PRECEPTO COMO UNA SERIE DE PARTES, SINO COMO UN TODO ARMONICO, PUES UNA DISPOSICION SE APLICA PERO PECA CONTRA LA HERMENEUTICA JURIDICA Y CONTRA LA MAS SIMPLE LOGICA QUE UNA NORMA RIGE EN ESTOS CASOS POR ETAPAS O PARTES Y NO EN SU TOTALIDAD. Así, pues si el demandante hubiese tomado para su causa el artículo 516 del Código del Trabajo, como norma más favorable, se encontraría con que otorga la indemnización pero por despido de directivos centrales, y no hubo ni despido ni resultó involucrado ningún directivo central.- Y si hubiese optado por la cláusula 108 del Contrato Colectivo, se encontraría con una norma imperfecta que no creo el fuero ni el derecho a indemnización, y no puede exigirla porque toda ocasión disciplinaria debe aparecer creada previa y expresamente por la ley, No Hay pena sin ley. Y, repito, no puede mezclar ambas normas para extraer una nueva.- No existe el Fuero Sindical para los miembros de Junta Directiva Seccionales en la Empresa Servicios aéreo de Honduras, S.A.- SAHSA.- CUANTIA.- Rechazo lo que se pretende como cuantía de la demanda por no haber derechos que reclamar.- ENUNCIACION DE MEDIOS DE PRUEBA.- De ser necesario haré uso de los siguientes medios de prueba: INSTRUMENTAL PUBLICA Y ORIVADA, TESTIFICAL, CONFESIONAL BAJO JURAMENTO INDECISORIO, INSPECCION PERSONAL Y LAS PRESUNCIONES QUE RESULTEN DE LA SUBSTANCIACION.- SUBSTITUCION DE PODER.- Sin perjuicio de la recuperación de personería, sustituyo este poder en el Abogado M.A.C.C. mayor de edad, casado, vecino de este municipio, con oficina de Despacho Profesional en el Edificio SUTRASECO, primer piso, sito en esta ciudad y con carnet del Colegio Número 0891, a quien invisto con las mismas facultades que me fueron otorgadas en la escritura pública cuyo testimonio acompaño. FUNDAMENTOS LEGALES.- Reclazo los de la parte actora por inaplicable y apoyo este escrito de Contestación los artículos 70, párrafo primero; 95, 103, 134 y 1356 de la Constitución de la República; 18, 53, 55 56, 95, inciso 19); 156, 664, 665 párrafo último; 666, 709, 712 y demás aplicables del Código del Trabajo, y cláusula número 108, y demás aplicables del Contrato Colectivo Vigente en la Empresa Servicios de Honduras, S.A.- SAHA. RESULTA: Que siguió el tramite legal correspondiente el Juzgado de Letras del Trabajo de la Ceiba, departamento de Honduras, el doce de junio de mil novecientos noventa, dicto sentencia definitiva mediante la cual FALLA: 1) Declarando CON LUGAR la demanda laboral de primera instancia promovida por el Abogado G.P.C. en su carácter de representante legal del Sindicato Industrial de Trabajadores de Transportes Aéreo de Honduras, con la empresa Servicio Aéreo de Honduras, S.A en consecuencia, CONDENA a la empresa antes mencionada a pagar al S.I.T.T.A.H., la cantidad de L. 29,316.00 en concepto de indemnización de seis meses de salario de los Directivos Sindicales en virtud de haber sido despedidos sin haber llenado el procedimiento exigido por la ley laboral del país.- NOTIFIQUESE. RESULTA: Que el Juzgado de Primera Instancia fundó su fallo en los considerandos y disposiciones siguientes: CONSIDERANDO: Que las disposiciones contenidas en el Código del Trabajo son de orden público y las mismas regulan las relaciones entre el capital y el Trabajo, colocándolas sobre una base de justicia social a fin de garantizar al trabajador las condiciones necesarias para una vida normal y al capital una compensación equitativa de su inversión.- CONSIDERANDO: Que la jurisdicción del trabajo esta instituida para decidir los conflictos jurídicos que se originan directa o indirectamente del contrato de trabajo. También conocerá de la ejecución de obligaciones emanadas de la relación de trabajo, de los asuntos sobre fueros sindicales, de los permisos a menores para ejercitar acciones, de la delificación de huelgas de la cancelación de personería, disolución y liquidación de asociaciones profesionales; de las controversias, ejecuciones y recursos que le atribuye la legislación sobre seguro social y de la homologación de laudos arbítrales.- CONSIDERANDO: Que el juez dirigirá el proceso en forma que garantiza un rápido adelantamiento, sin perjuicio de la defensa de las partes.- COSIDERANDO: Que las partes deberán comportarse con lealtad y probidad durante el proceso y el juez hará uso de sus poderes para realizar cualquier solicitud o acto que implique una dilación manifiesta o ineficaz del litigio, o cuando se convenza de que cualquiera de las partes o ambas se sirven, del proceso para realizar un acto simulado o para perseguir un fin prohibido por la ley.- CONSIDERANDO: Que contrato colectivo de trabajo es todo convenio escrito relativo a las condiciones de trabajo y empleo celebrado entre un patrono un grupo de patronos o una o varias organizaciones de patronos, por una parte y por otra una o varias organizaciones de trabajadores, los representantes de los trabajadores de una o mas empresas o grupos de trabajadores asociados transitoriamente.- CONSIDERANDO: Que los contratos colectivos tienen por objeto establecer las condiciones generales de trabajo en un establecimiento, en varios establecimientos o en una actividad económica determinada. CONSIDERANDO: Que por condiciones generales de trabajo se entenderá todo lo relativo a jornadas de labor, descanso semanal, vacaciones anuales, salarios, régimen disciplinario, seguridad, e higiene, condiciones generales de empleo, así como todo lo concerniente a deberes, derechos o prestaciones de cada parte. Se entenderá en general, que el contrato colectivo puede recaer sobre cualquier materia con tal que su objeto sea lícito.- CONSIDERANDO: Que los contrato colectivos obligan a sus firmantes así como a las personas en cuyo nombre o representación se celebran.- Los patronos y los trabajadores obligados por un contrato colectivo no pueden estipular condiciones contrarias a las del mismo en los contratos individuales de trabajo.- La convención colectiva no podrá concretarse en condiciones favorables para los trabajadores que las contenidas en contratos en vigor dentro de la propia empresa.- Las disposiciones de un contrato colectivo no se consideran contrarias a las leyes cuando sean mas favorables para los trabajadores.- CONSIDERANDO: Que con carta de notificación que corre agregada el folio 6 frente del proceso se acredito en autos que en fecha 15 de noviembre de 1988, se eligió la Junta Directiva Seccional de Sindicato Industrial de Trabajadores de Transporte Aéreos de Honduras, entre los que figuran los trabajadores J.E.M., R.E.M., E.R.B. y H.C., electos por un período de dos años, según consta en las certificaciones que se encuentran a folios 20 hasta el 27 inclusive, y que estaban desempeñando las funciones para las cuales fueron electos en la fecha en que el patrono dio por terminados sus contratos de trabajo. CONSIDERANDO: Que el Fuero Sindical, es una materia lícita del Derecho del Trabajo que las partes pueden convenir en un contrato colectivo de trabajo y es la garantía que se le otorga a aquellos trabajadores que desempeñan cargos sindicales, para no ser despedidos sin justa causa y previa comprobación en juicio sumario, y cuya violación conlleva a pagar al sindicato una indemnización.- CONSIDERANDO: Que la acción entablada por el Sindicato Industrial de Trabajadores de Transporte Aéreos de Honduras, contra la Empresa Servicios Aéreos de Honduras S.A., se contrae a reclamar le pago de la indemnización que se estatuye en al párrafo segundo del artículo 516 del Código del Trabajo, en virtud del despido de cuatro trabajadores miembros de la directiva seccional de conformidad a la cláusula N. 108 del Contrato Colectivo Vigente, entre las partes arriba mencionadas relacionadas con el artículo 516 del Código del Trabajo.-CONSIDERANDO: Que las causas para dar por terminado del contrato de trabajo se encuentran señaladas en el capítulo VIII del Título II del Código del Trabajo y que al haberse dado por terminados los contratos de los trabajadores directivos sindicales, en forma escrita, lo cual consta desde folio 8 hasta folio 15, lo cual representa una declaración de la voluntada unilateral del patrono de dar por terminado el vínculo jurídico que los une con dichos trabajadores, mediante la suspensión o cancelación de puestos, que representa un despido que represente la voluntad del patrono, debido a que dicha situación no esta contemplada en el Código del Trabajo como causal de despido.- CONSIDERANDO: Que el contrato colectivo de condiciones de trabajo suscrito entre la empresa servicio aéreo de Honduras S. A y el Sindicato Industrial del Trabajadores de Transporte aéreos de Honduras en la cláusula 108 establece: La empresa no podrá despedir ni perjudicar a los miembros de la Junta Directiva Central del SITTAH, desde su elección hasta después de un año de haber cesado en sus funciones.- Tampoco podrá despedir ni perjudicar a los miembros de las Directivas Seccionales que el mismo Sindicato tiene en Tegucigalpa,. S.P.S. y la Ceiba, durante el ejercicio de sus funciones.- En ambos casos el despido o terminación del contrato individual solo procederá de conformidad con la ley. CONSIDERANDO: Que de conformidad a la prueba documental a los autos y propuesta por la parte actora, ese tribunal ha logrado determinar mediante los principios científicos que informan la critica de la prueba y según las circunstancia relevantes del juicio, que se interpreta jurídica la extensión del Fuero Sindical hasta los Directivos Seccionales del Sindicato Industrial de Trabajadores de Transporte Aéreos de Honduras, lo que se interpreta de la lectura y análisis de la cláusula N° 108 del Contrato Colectivo de Trabajo celebrado entre el SITTAH y la Empresa Servicio Aéreo de Honduras S. A y que para poder despedir o dar por terminados los Contratos de Trabajo de ambos grupos Directivos Sindicales, tanto Centrales como Secciónales, solo procede de conformidad el procedimiento establecido en el artículo 516 del Código de Trabajo.- CONSIDERANDO: Que el J. al proferir su decisión analizará todas las pruebas allegadas en tiempo.- CONSIDERANDO: Que el juez no estará sujeto a la tarifa legal de pruebas y por lo tanto formará libremente su convencimiento, inspirándose en los perjuicios científicos que informan la critica de la prueba y atendiendo a las circunstancias relevantes del pleito y a la conducta procesal observada por las partes.-En todo caso en la parte motivada de la sentencia el juez indicará los hechos y circunstancias que causaren su convencimiento CONSIDERANDO: Que este Juzgado formando libremente su convencimiento e inspirándose en los principios de la tarifa probatoria, es procedente dictar sentencia conforme a derecho.- ARTICULOS: 1 de la Ley de Organización y Atribuciones de los Tribunales; 303 y 314 de la Constitución de la República; 1, 2, 3, 4, 5, 17, 53, 55, 56, 60, 460, 468, 480, 491 numerales 1, 3, 5, 492 numero 2, 606, literal a; 665, 703, 704, 705, 709, 719, 726, 727, 738, 739, 752, 759 y 858 del Código del Trabajo. RESULTA: Que la Corte de Apelaciones de la Ceiba, departamento de Atlántida, conocedora en apelación del fallo dictado en primera instancia por el Juzgado de Letras del Trabajo de la misma sección judicial, en fecha once de julio de mil novecientos noventa, FALLA: 1°.- CONFIRMANDO la sentencia definitiva apelada, en cuanto declara con lugar la demanda laboral de primera instancia promovida por el Abogado G.P.C. en su carácter de apoderado legal del Sindicato Industrial de Trabajadores de Transporte Aéreo de Honduras, contra la empresa Servicio Aéreo de Hondura. S. A 2°.- REFORMANDO dicha sentencia únicamente en lo que se refiere al monto de la indemnización a cuyo pago se condenó a la empresa demandada; en consecuencia, CONDENA a ésta a pagar el Sindicato demandante, por el concepto antes indicado, la cantidad de VEINTINUEVE MIL CUARENTA LEMPIRAS (LPS. 29,040.00), y 3°.- Exime del pago de costas en ambas instancias a la parte vencida, por estimarse que tuvo motivos racionales para litigar. RESULTA: Que el Tribunal de Segunda Instancia fundó su fallo en los considerandos y disposiciones legales siguientes: CONSIDERANDO: Que esta Corte estima que la sentencia definitiva que se conoce en apelación, se encuentra arreglada a derecho en cuanto al carácter condenatorio de la misma, pero no así en lo que respecta al monto de la indemnización objeto de la condena, por cuanto en la primera audiencia de trámite ambas partes aceptaron la rectificación de los salarios devengados por los trabajadores E.R.B. y H.C.Z., razón por la cual es procedente reformarla en cuanto a tal extremo. ARTICULOS: 1° de la ley de Organización y Atribuciones de los Tribunales; 664, 665 párrafo 2°, 681 párrafo 3°. 686, 699 párrafo 2°. 760 y 858 del Código del Trabajo; 183 párrafo último189, 190, 192, 200 y 420 del Código de Procedimientos Civiles. RESULTA: Que en fecha dieciséis de julio de mil novecientos noventa, la Corte de Apelaciones de la Sección Judicial de la Ceiba departamento de Atlántida, concedió el recurso de casación interpuesto por el Abogado A.D.R., en su condición de representante legal de SERVICIO AEREO DE HONDURAS, S. A (SAHSA), para la substanciación del recurso de conformidad a derecho. RESULTA: Que mediante sentencia de fecha ocho de agosto de mil novecientos noventa, este Supremo Tribunal de Justicia, admitió el recurso de casación interpuesto por el Licenciado DISCUA RODRIGUEZ, disponiéndose se llevara adelante la tramitación del recurso confiriéndose traslado de los autos al recurrente por el término legal para que formulara la demanda de casación. RESULTA: Que en fecha once de octubre de mil novecientos noventa compareció ante este Tribunal de Justicia, el Licenciado A.D.R., de generales ya conocidas, en su condición de representante de SERVICIO AEREO DE HONDURAS, S. A (SAHSA), formalizado el recurso de casación que interpusiera oportunamente de la manera siguiente: DESIGNACION DE LAS PARTES Parte Actora: El Sindicato Industrial de Trabajadores de Transportes Aéreos de Honduras (SITTAH), representado por el Abogado G.P.C..- Parte Demandada: Servicio Aéreo de Hondura, S. A (SAHSA), representada por el suscrito, Licenciado A.D.R.. II.- INDICACION DE LA SENTENCIA IMPUGNADA.- Por virtud de este recurso extraordinario se impugna la sentencia de la Honorable Corte de Apelaciones Seccional de la Ceiba, departamento de Atlántida, proferida el 11 de julio de 1990 en su expediente número 15, 182 resolviendo sobre el recurso de apelación interpuesto por la demandada contra la sentencia definitiva dictada en primera instancia el 12 de junio del mismo año por el Juzgado de Letras del Trabajo de aquella Sección Judicial, declarando con lugar la demanda reseñada en el preámbulo del presente escrito y en el siguiente apartado III, y condenando a SAHSA, a pagarle al STTAH cantidad de dinero en concepto de indemnización equivalente a seis (6) meses de salario de los supuestos despidos, por cuanto eran directivos seccionales del Sindicato y, en criterio del fallador, debió seguirse el tramite previo por razón de fuero sindical; sentencia de segunda instancia que en su parte resolutiva literalmente dice: POR TANTO: Esta Corte de Apelaciones, en nombre de la República de Honduras, por unanimidad de votos, siendo ponente el M.R. y haciendo aplicación de los artículos 1° de la Ley de Organización y Atribuciones de los Tribunales; 664, 665 párrafo 2°, 681, párrafo 3°, 686, 699, párrafo 2°, 760 y 858 del Código del Trabajo; 1863 último, 189, 190, 192, 200 y 420 del Código de Procedimientos Civiles, FALLA: 1°.- CONFIRMANDO la sentencia definitiva apelada, en cuanto declara con lugar la demanda laboral de primera instancia promovida por el Abogado G.P.C., en su carácter de apoderado legal del Sindicato Industrial de Trabajadores Aéreo de Honduras, contra la empresa servicio aéreo de Honduras, S.A., 2° REFORMANDO dicha sentencia únicamente en lo que se refiere al monto de la indemnización a cuyo pago se condenó a la empresa demandada, en consecuencia CONDENA ésta a pagar al Sindicato demandante, por el concepto antes indicado, la cantidad de VEINTINUEVE MIL CUARENTA LEMPIRAS (LPS. 29,040.00), Y 3° Exime del pago de costas en ambas instancias a la parte vencida, por estimarse que tuvo motivos racionales para litigar. Y MANDA: Que una vez firme la presente sentencia, lo que hará constar la Secretaría, se devuelve la primera pieza de autos al Juzgado de origen, con la certificación de estilo, para su cumplimiento- III RELACION SINTETICA DE LOS HECHOS EN LITIGIO.- 1.- La demanda se apoyo en los siguientes hechos y fundamentos legales relevantes: a) Los señores J.E.M., R.E.M., E.R.B. y H.C.Z. prestaron servicios en SAHSA durante varios años, indicando los puestos y salarios de cada uno, aduciendo que fueron despedidos en 26 de enero de 1990 y acompañando las copias autenticadas de las cartas que el efecto les envió el Presidente Ejecutivo de SAHSA; b) los mismos señores son miembros de la Junta Directiva Seccional, en la Ceiba, del Sindicato demandante, y acompaño certificaciones extendidas por el S. de Actas del Sindicato para establecer tal extremo; c) De conformidad al principio jurídico de validez de la NORMA MAS FAVORABLE AL TRABAJADOR, consagrado en el artículo 60, párrafo séptimo, del Código del Trabajo, las disposiciones de un contrato colectivo no se consideran contrarias a la leyes cuando sean más favorables para los trabajadores, ratificado en el párrafo octavo del mismo artículo 60 cuando establece que las disposiciones de las leyes prevalecerán siempre sobre las del Contrato Colectivo y las de éste sobre las de los Contratos Colectivos y las de éste sobre las de los Contratos individuales de trabajo, salvo lo dispuesto en los párrafos anteriores ch) De acuerdo con el razonamiento, la demanda violó el artículo 516 y la cláusula número 108 del Contrato Colectivo de Condiciones de Trabajo vigente, al despedir a los referidos miembros de la Directiva Seccional sin haber previamente comprobado ante el J. respectivo y en juicio sumario que había justa causa para dar por terminados los contratos de trabajo y al darse esa institución el Sindicato reclama el pago de la indemnización prescrita en el artículo 516, párrafo segundo, del Código del Trabajo, en relación con la citada cláusula número 1087 del Contrato Colectivo, que es una conquista laboral al superar al mismo artículo 516 ya referido, por cuanto extiende el Fuero Sindical a los Directivos Seccionales.- 2.- La demanda rechazó la pretensión del libelo y estableció su defensa así: a) Lo relativo a puestos y salarios correría a cargo de las pruebas que fueron aportadas; b) la terminación de los contratos de trabajo fue ocasionada por un reajuste que implicó la supresión definitiva de puestos como consta en las cartas autenticadas que presentó el propio actor, y no fue consecuencia de despidos: hay diferencias enormes entre despido y reajuste c) No toda materia puede acogerse al principio de la norma mas favorable porque hay situaciones de orden público y aún dentro de la orbita del Derecho del Trabajo, que estarán por encima del interés privativo y meramente bilateral de las voluntades y objetivos que encierra un Contrato bilateral de las voluntades y objetivos que encierra un contrato colectiva tan así que los artículos 55 y 56 del mismo Código del Trabajo ponen limites saludables a la proyección de los contratos colectivos al señalarles su objeto de establecer las condiciones generales de trabajo y especificárselas; ch) El artículo 516 amalgamado la cláusula número 108 no otorgó ni extendió a los trabajadores reajustados el Fuero Sindical, y no se configuró ninguna violación de ley ni de contrato por parte de la empresa d) el reajuste practicado en la empresa comprendió a muchos puestos de trabajo, venía siendo estudiado por la administración de la empresa y anunciado a la dirigencia del sindicato, y ciertamente se materializó el 26 de enero de 1990 como una medida típica del principio de libre administración, sin recibirse objeciones ni reclamaciones administrativas del Sindicato demandante, todos los trabajadores cobraron sus prestaciones, inclusive los directivos de la Seccional de la Ceiba, e) El artículo 516 del Código del Trabajo otorga el Fuero Sindical a los trabajadores miembros de la JUNTA DIRECTIVA CENTRAL, estando constituido por dos elementos esenciales: 1) la estabilidad del directivo en su puesto, y 2) la penalidad monetaria de seis (6) de salario a favor del Sindicato si la empresa violentarse tal estabilidad al despedir al trabajador protegido sin ocurrir de previo a la Justicia del Trabajo a comprobar la justa causa de despido y el 26 de enero de 1990 la empresa no despidió a ningún directivo central sino que reajustó, es decir, suprimió definitivamente los puestos de trabajo de muchos trabajadores, entre ellos los directivos seccionales de la Ceiba, que no estaban comprendidos por el Fuero Sindical; f) La clausula número 108 del Contrato Colectivo no creó ni amplió ni extendió la figura del Fuero Sindical a favor de los directivos seccionales, pues se limito a prohibir su despido o perjuicio en tanto fungieron como tales directivos pero la cláusula no creó el elemento número 2, no instituyó la sanción o indemnización.- Esta cláusula contractual aclaró que en ambos casos el despido o terminación del contrato individual solo procederá a conformidad con la ley, y está prescribe para los fuero, en caso de despido el juicio sumario previo, y para reajuste los pasos selectivos previstos en el artículo 95, párrafo número 19), del Código del Trabajo; y ambos pasos son procedimientos establecidos de conformidad con la ley; g) el actor, viendo que la cláusula 108 no creó pena o indemnización algunas, utilizando el concepto de N. más favorable busca estructurar un artificio de fuero sindical, así: toma una parte de la citada cláusula y otra parte del artículo 516 del Código del Trabajo, las une y le presenta a los jueces esa nueva figura; h) La fuente constituida por el Código Sustantivo del Trabajo de Colombia ilustra el cuidado con que debe manejarse la aplicación de la llamada N.F., así con mayúscula: En el artículo 21 dice: En caso de conflicto o duda sobre la aplicación de normas vigentes de trabajo, prevalece la más favorable al trabajador.- La norma que se adopte debe aplicarse en su integridad. De la obra del Derecho del Trabajo (P.B., tercera edición, página 154, se extrae lo siguiente: Según la llamada Teoría de la Inescindibilidad (conglobamento) se elige la norma que sea más favorable al trabajador, pero en su totalidad, sin aplicarla parcialmente, sin escindir su contenido.- Y el Tribunal Supremo de Colombia tiene jurisprudencia que en el fallo de nuestra legislación y del derecho del trabajo, según el cual la disposición más favorable al trabajador es la que se aplica, debe entenderse en el sentido de que confrontada una norma con otra, bien de ley, reglamento contrato, convención o fallo arbitral, la que debe excluir a la otra, según que favorezca al trabajador, pero no puede tomarse el precepto como una serie de parte, sino como un todo armónico, pues una disposición se aplica o no se aplica, pero peca contra la Hermenéutica jurídica y contra la más simple lógica que una norma rija en estos casos por etapas o parte y no en su totalidad i) Sabía el demandante que el hubiese invocado el artículo 516 del Código del Trabajo, como norma más favorable, su demanda no prosperaría por referirse a despido de directivos sindicales centrales, y que si se apoyaba en la cláusula 108 solamente, se encontraría con una norma IMPERFECTA que no creó el Fuero ni la obligación o pena de indemnizar, y es principio constitucional que toda sanción o pena debe ser preexistente.- No hay pena sin ley.- A ello concurre el artículo 95 de la Constitución de la República, debidamente invocado en el escrito de la Contestación de la Demanda.- ALCANCE DE LA IMPUGNACION .- El objetivo de esta demanda es obtener la anulación total de la sentencia impugna, cuya parte resolutiva he transcrito en el apartado II de este recurso y que siendo confirmatoria de la primera instancia, acoge para ella los fundamentos que la primera determinó, además de ser injusta y reñida con normas constitucionales y de procedimientos, choca frontalmente con normas precisas de naturaleza nacional que jamás un juez debe ignorar.- Y así, una vez que esa Honorable Corte Suprema de Justicia case la sentencia recurrida, también pretendo la substitución del fallo anulado por el que corresponde en Derecho a saber POR TANTO: Esta Corte Suprema de Justicia, impartiendo justicia, en nombre de la República de Honduras, por unanimidad de votos y haciendo aplicación de los artículos 70, párrafo; 95, 103, 134, 135, 303, 314, 319, numeral 7; 321, y 323 de la Constitución de la República; 1°, 2° párrafo inicial, 18, 53, 55, 56, 60, 96 párrafo número 19), 516, 664, 665, 666 letra c), 740 inciso 3°. 764 letra a), 765, inciso 1° y 778 del Código del Trabajo, cláusula número 21 y 108 del Contrato Colectivo de Condiciones de Trabajo vigente en la Empresa Servicio Aéreo de Honduras, S. A; 1° y 80 inciso 1° de la Ley de Organización y Atribuciones de los Tribunales; 187, inciso 3°, y 190 del Código de Procedimientos, FALLA: 1°.- Declarando suficientemente justificadas las causales invocadas por el demandante y haber lugar a la casación; 2°.- Revocando la sentencia definitiva dictada por la Corte de Apelaciones Seccional de La Ceiba, confirmatoria de la proferida por el Juzgado de Letras del Trabajo de aquella Sección Judicial el doce de junio de mil novecientos noventa, declarando con lugar la demanda ordinaria planteada por el Sindicato Industrial de Trabajadores de Transporte Aéreos de Honduras (SITTAH) contra Servicio Aéreo de Honduras, S, A para el pago de la indemnización instituida en el artículo 516 del Código del Trabajo, y condenando al pago de cantidad de dinero por tal concepto; 3°.- Absolviendo Servicio Aéreo de Honduras, S. A de la responsabilidad económica por la cual fue demandada.- MOTIVOS DE ESTE RECURSO.- Estimo que la sentencia bajo examen, que acogió plenamente la de primera instancia al confirmarla en lo principal de la litispendencia, es violatoria de disposiciones de la ley sustantiva que constituye al Código del Trabajo. PRECEPTO AUTORIZANTE.- lo es el artículo 765, inciso del Código del Trabajo, válido para los siguientes- Conceptos de Infracción 1) Fue violado el artículo lo de orden nacional número 516 del Código de Trabajo, por su aplicación indebida a los trabajadores miembros de una Junta Directiva Nacional Seccional del Sindicato demandante, a sabiendas de que tal artículo, institutito del Fuero Sindical, solo es aplicable a los miembros de la Junta de la Directiva Central.2) Para la actuación incorrecta, el fallador, en los fundamentos legales de su sentencia, invocó el artículo 60 del Código del Trabajo, también de orden nacional, incurriendo en una forma de Infracción Indirecta, pues siendo decisivo en el presente caso este artículo, en su párrafo séptimo al hacer valer el principio de la norma favorable al trabajador frente a las leyes mismas, es suficientemente claro, tanto en su letra como en su espíritu, cuando expresamente se refiere a LAS DISPOSICIONES de un contrato colectivo, y no a parte de esa disposiciones; y sin embargo el juzgado en su fallo satisfazo totalmente los deseos del demandante y le concedió del artículo 516 lo que se interesaba, o sea la indemnización ignorando lo demás y de la cláusula 108 del Contrato Colectivo la extensión del fuero a los directivos seccionales, sin importarle que esta cláusula no autorizarse pena, sanción, multa ni indemnización alguna No hay conquista laboral en contra del orden público. Observe la Honorable Corte Suprema de Justicia que esta infracción guarda íntima relación con el artículo 95 de la Constitución de la República, el cual advierte contra esta clase de yerros al establecer claramente que NINGUNA PERSONA SERA SANCIONADA CON PENAS NO ESTABLECIDAS PREVIAMENTE EN LA LEY, ni podrá. Debió pues dársele aplicación íntegra al artículo 516 del Código del Trabajo, absolviendo a la demanda. 4) La sentencia recurrida encierra una infracción directa contra el artículo, de orden nacional número 95, párrafo 19), del Código del Trabajo, en cuanto habiendo sido invocado en la contestación de demanda y en toda ocasión permisible durante el juicio, no fue aplicado siendo aplicable, por cuanto la documental presentada por el propio demandante consistente en las cartas de terminación de los contratos de trabajo (folios 8 al 15, inclusive, de la primera pieza) lo citaban como fundamento legal de la terminación POR REAJUSTE, y en ellas se relacionaba tal artículo y párrafo con el 111, inciso 1° del Código del Trabajo y la Cláusula número 21 del Contrato de Condiciones de Trabajo, en la cual la empresa y el Sindicato tenían convenido el REAJUSTE como causa legítima de terminación de los contratos individuales, Y NO LO CALIFICARON COMO DESPIDO, en lo cual se confundió el señor juez en su décimo CONSIDERANDO: Pues ahí increíblemente identificó el reajuste con el despido, debió dársele aplicación al artículo 95, párrafo número 19) del Código del Trabajo. 5) el fallo recurrido, que responde fuertemente a las apreciaciones jurídicas del referido Décimo CONSIDERANDO: por lo cual es inevitable su análisis, es violatorio del artículo de orden nacional número 113 del Código del Trabajo por Infracción Directa, pues al confundir el despido con el reajuste, lo aplica a una situación que no lo encaja, porque el despido, conforme al citado artículo 113, obedece a un incumplimiento o violación del trabajador, de las incorporadas en el artículo 112 del mismo código, y el justamente despido sale de la empresa sin prestaciones sociales, pero el puesto de trabajo permanece y lo ocupa otro que en el reajuste, que está legalmente autorizado por los ya referidos artículos 19) y 111 inciso 1° del mismo Código, se produce automáticamente el pago de prestaciones y el puesto de trabajo desaparece, se cancela, como ocurrió en SAHSA. No debió confundirse las figuras de despido y reajuste.- Tienen naturaleza totalmente diferente.6) Error de hecho consistente en que, habiéndosele a ambas partes admitido los medios de prueba documentales que físicamente aportó el demandante, el señor juez en la primera instancia, y lógicamente, la Honorable Corte de Apelaciones en su confirmatoria, no estimaron un medio de prueba esencial, en este caso: El texto del Contrato Colectivo de Condiciones de Trabajo vigente en SAHSA y que aparece foliado como número 28.- En este documento, en sus páginas 14 y 15 aparece el texto de la cláusula número 21 que cito porque está directamente relacionada con el artículo 95 numeral 19 del Código del Trabajo, además de constituir en sí un medio probatorio aprobado en la audiencia correspondiente.- Pues bien: en esa cláusula ambas partes aceptaron como causa de terminación y no de despido el REAJUSTE.-Me permitiré transcribirla por su importancia: La empresa hará los reajustes de personal, en cada categoría, y cada base de operaciones, de acuerdo con la hoja de servicios y antigüedad y seguirá este procedimiento: 1.- En idénticas condiciones en cuanto a los requisitos anteriormente señalados se reducirá primero a los solteros y después a los trabajadores con fa,ilia; 2°.- En igualdad de condiciones de las señaladas en los párrafos anteriores, proferirá a los trabajadores sindicalizados para que sigan trabajando; 3.- Los Directivos de las Juntas Seccionales serán los últimos en ser reajustados en igualdad de las condiciones anteriormente señaladas.- 4.- Los Directivos de la Junta Central no podrán ser reajustados o desmejorados en sus condiciones de trabajo durante el ejercicio de sus funciones sindicales en igualdad de las condiciones anteriormente señaladas, salvo después de un año de haber cesado en sus funciones.- ASPECTOS DE NULIDAD.- Aún cuando es evidente el peso de los conceptos de Infracción que revela la substanciación del juicio, fácilmente observará la Honorable Corte Suprema que como litigante siempre tuve el cuidado de señalarse a los organismos conocedores del caso en sus respectivas instancias el motivo de nulidad en que se estaba incurriendo al ignorar ellos totalmente las posiciones, alegatos, tesis, que la parte demandada a base de mucho estudio e interés en el asunto, llevó debidamente documentadas a las audiencias correspondientes.- Todos los argumentos anteriores fueron externados en su oportunidad, pero ninguno de ellos fue considerado y ni siquiera mencionado por el J. en su sentencia y mucho menos por la Honorable Corte de Apelaciones en su confirmatoria, para la cual se limitó a externar que la sentencia recurrida estaba arreglada a derecho.- Es lamentable percatarse de que el esfuerzo intelectual y profesional del litigante no sea ni siquiera leído por quienes tienen a su cargo tañama responsabilidad como lo es el impartir justicia. Con mis sinceras disculpas por venir ante este magno foro a desahogar tales inconformidades, me permito solicitar la atención de la Honorable Corte Suprema de Justicia hacia la frontal violación del artículo 95 de la CONSTITUCION DE LA REPUBLICA y, en segundo lugar, hacia los artículos 187, inciso 3° y 190 del Código de Procedimientos, válidos en materia de procedimientos laboral y que en su orden dicen: Art. 187.- Las sentencias definitivas contendrán, con la claridad y concisión posible….. 3°.- en los considerandos, la apreciación de los puntos de derechos fijados por las partes, dando las razones y fundamentos legales que se estima procedentes para el fallo que haya de dictarse. Art. 190.- Las sentencias deben ser claras, precisas y congruentes con las demanda y con las demás pretensiones deducidas oportunamente en el pleito, haciendo las declaraciones que éstas exijan, condenando o absolviendo al demandado, y decidiendo todos los puntos litigiosos que hayan sido objeto de debate. Cuando éstos hubieren sido varios, se hará con la debida separación el pronunciamiento correspondiente a cada uno de ellos, una simple lectura de los expedientes les permitirá a la Honorable Corte Suprema percatarse de que en este juicio aparentemente la parte demandada no existió.-Nunca sus argumentaciones a todas luces respetables, fueron mencionadas y mucho menos refutadas.- Ahí permanecen en espera de un recto juzgamiento. En defecto de lo inicialmente pedido, si tal fuera el caso, debe considerarse seriamente la NULIDAD DE ACTUACIONES.- Es todo lo que dentro de mi capacidad, puedo informarle a la Honorable Corte Suprema de Justicia.- FUNDAMENTOS DE DERECHO.- Además de los citados en el cuerpo de la exposición anterior, apoyo esta demanda en los artículos 765, inciso 1°, 769, 770, 773, 777 y 778 del Código del Trabajo. RESULTA: Que en fecha siete de noviembre de mil novecientos noventa el Abogado G.A.P.C., mayor de edad, casado hondureño y del domicilio de San Pedro Sula, departamento de C., en su condición de apoderado legal del SINDICATO INDUSTRIAL DE TRABAJADORES DE TRANSPORTE AEREO DE HONDURAS (SITTAH), comparecido contestando la demandante de casación de que se ha hecho mérito de la manea siguiente: DESIGNACION DE LAS PARTES.- Demandante y Representante legal: La empresa SERVICIO AEREO DE HONDURAS, S. A (SAHSA),representada por el Licenciado A.D.R., en esta demanda de casación.- Demandado y Representante legal: EL SINDICATO INDUSTRIAL DE TRABAJADORES DE TRANSPORTE AEREOS DE HONDURAS (SITTAH), representado por el Abogado G.A.P.C. en esta contestación de la demanda de casación INDICACION DE LA SENTENCIA IMPUGNADA.- Es procedente expresar, que al revisar la sentencia impugnada con los hechos, pruebas y demás diligencias, para verificar su fallo, se analiza que está dictada conforme a derecho, en cuya virtud no procede la demanda de casación trabada por la empresa SERVICIOS AEREO DE HONDURAS, S. A (SAHSA) RELACION SINTETICA DE LOS HECHOS DEL LITIGIO.- El recurrente Licenciado A.D., hace en la presente demanda de casación, unos alegatos de instancia, nueve y amplificados así como acomodados al beneficio de su cliente y en cuatro (4) páginas oficio pretende señalar sintéticamente los hechos litigiosos. Verdaderamente los hechos del litigio están bien claros en la demanda, no obstante el recurrente ignora o pretende hacer prevalecer que la conquista laboral aprobada por la parte en la cláusula N. 108 no es una norma de aplicación, obligatoria para ambas partes, como resultado de negociación colectiva, ya que tiene fuerza legal en vista de que nace de un acto jurídico que se produce por el acuerdo de las partes. Y naturalmente es obligatorio para ambas partes, de ese el momento en que se registra o se deposita en el Departamento de Organizaciones Sociales del Ministerio del Trabajo.- Sobre todo porque es una de las fuentes del Derecho del Trabajo.- La cláusula N. 108, dice: La empresa no podrá despedir ni perjudicar a los miembros de la Junta Directiva Central del SITTAH, desde su elección hasta después de un año de haber cesado en sus funciones.- Tampoco podrá despedir y perjudicar a los Miembros de las Directivas Seccionales que el mismo Sindicato tiene en Tegucigalpa, San Pedro Sula y la Ceiba, durante el ejercicio de sus funciones.- En ambos casos el despido o terminación de contrato individual solo procederá de conformidad con la ley. La Corte de Apelaciones de la Ceiba falló correctamente y no hace referencia a la idea unilateral de que el demandante esta empleado DOS NORMAS o parte de dos normas, el Artículo 516 del Código del Trabajo y la cláusula N. 108 del Contrato Colectivo de condiciones de Trabajo vigente en dicha empresa SAHSA. Si el patrono no concurrió al Juzgado del Trabajo para poder despedir a los Directivos Seccionales, a quienes abarca el fuero sindical hasta la fecha que duren sus funciones como directivos sindicales de la sección y su acción es unilateral para dar por terminado el contrato individual de trabajo, ha violado el derecho al fuero sindical, por que no fue probada previamente no existe justa causa para dar por terminado el contrato individual de trabajo. La sanción es clara y precisa, como la señala o prescribe el párrafo segundo del artículo 516 del Código del Trabajo y es el castigo a la violación del Fuero Sindical, para cuando en ambos casos (cláusula N. 108) se despide a: Miembros de la Junta Directiva Central y a los miembros de la Directiva Seccionales de Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba. La Corte de Apelaciones interpretó la conquista laboral, de que para DESPEDIR (en ambos casos ) 1) A los miembros de la Junta Directiva Central y 2) a los Miembros Directivos de las Seccionales que el mismo Sindicato tiene en Tegucigalpa, San Pedro Sula y la Ceiba, solo puede ser o solo procede de conformidad con la Ley o sea una vez probada previamente ante el J. de Letras del Trabajo (actuando en juicio sumario) de que existe la junta causa. Y también interpretó correctamente la Corte de Apelaciones de la Ceiba, en su fallo lo que significa el DESPIDO cuando el patrono da por terminado unilateralmente el Contrato Individual de Trabajo, como una decisión exclusiva y voluntaria del patrono. DECLARACION DEL ALCANCE DE LA IMPUGNACION.- Siendo improcedente la demanda de casación es natural que sea ilógica e improcedente el alcance de la impugnación. Además, en este recurso extraordinario de casación, de conformidad a la doctrina laboral y la jurisprudencia, la declaración del alcance de la impugnación constituye el Petitum de la demanda, y el Recurrente parece desconocer la técnica para interponer dicho recurso. Que el recurrente alega y pretende crear una nueva técnica, para desarrollar o plantear la demanda de casación, en tanto que no singulariza los distintos motivos de la casación. El recurrente al no singularizar cada uno de los motivos, los define con el precepto autorizante del ordinal 1° del Artículos 765 del Código del Trabajo, pero resulta que dicho ordinal primero contiene dos (2) párrafos que se refieren a motivos diferentes y el Recurrente omitido en cual de los dos párrafos se fundamenta, CARECIENDO ASI de la claridad y precisión que requiere la ley en este recurso extraordinario. En consecuencia de lo anterior, al no singularizar los motivos y al no identificarlos dentro de los preceptos autorizantes, es procedente desestimar las pretensiones del Recurrente, en sus conceptos de infracción planteada en esta demanda aparte de lo anterior, el Recurrente no indica el precepto legal sustantivo de orden nacional que se estima violado en cada numeral, que tiene como único precepto autorizante el Artículo 465 ordinal 1°, los que no son mas que alegatos de instancia, pretende señalar en ellos todos los motivos y en otros sin indicar fehacientemente el modo por el cual se produjo la violación de la ley sustantiva. En consecuencia de lo anterior, se rechazan las supuestas pretensiones por el Recurrente en vista de que no señalo técnicamente como infringidas por el Recurrente en vista de que señalo técnicamente como infringidas normas sustantivas laborales, que consagran el derecho que se supone violado, Al generalizar en los CONCEPTOS DE INFRACCION, de los motivos de este Recurso en el escrito presentado por el recurrente a manera de demanda de casación no satisface las exigencias expresadas en los números 4° y 5° del Artículo 769 del Código del Trabajo y este recurso de casación esencialmente formalista, sujeto a una técnica rigurosa, no permite formular libremente alegaciones propias de una instancia, resulta procedente la desestimación del recurso declarando inadmisible, ya que no se puede identificar cual es el único motivo. También es notorio, que en el petitum de la demanda no pide anulación del fallo Ad-quem, por lo que en consecuencia es defectuoso el planteamiento de la demanda, le impide a la Honorable Corte Suprema entrar a conocer los motivos presuntamente violados en el fallo recurrido, es cuya razón no puede prosperar el recurso planteado por el recurrente en definitiva, el recurrente no tiene concepto de cómo plantear una demanda de casación, porque ninguno de los numerales señalados se demuestra la supuesta violación de la ley o de los hechos en la norma que se fundamenta.- Olvido el casacionista que está obligado en su demanda a indicar cual fue el sentido errado en cada motivo, que le imprimió el juzgador y cual el verdadero que debió darle. ASPECTOS DE NULIDAD.- Aún cuando solo son aspectos, es decir, la manera de demostrar una cosa, una apariencia, o que permita diferenciar las normas perfectivas de las imperfectivas, en el escrito de su demanda de casación, en los aspectos de nulidad el recurrente no señala o demuestra cuales son los defectos o vicios de los actos procesales, para que fuera invalido el juicio y objeto de una sanción, como reacción del ordenamiento jurídico frente a la violación de sus normas. Con meridiana diplomacia, el Recurrente groseramente ofende a los magistrados, señalándolos como incapaces e irresponsables al llevar tamaña responsabilidad y no fallaron a su favor y del juez del trabajo, expresa, que solo satisfazo los deseos del demandante, acusándolo de parcialidad. Las explicaciones que da el Recurrente en este acápite, no plantean absolutamente nada.- Son simples aspectos de nulidad como él los llama. FUNDAMENTOS DE DERECHO.- a) Fundamentos la presente contestación de la demanda de casación en los artículos , , , 740 numeral 3°, 764, 765, 769, 770, 773, 777, 778, 858 y demás aplicables del Código del Trabajo. b) En cuanto a los fundamentos de derecho de la demanda de casación, realizada por el recurrente, carece de los Artículos violados objeto del fallo recurrido y las normas legales que se estiman quebrantadas.- RESULTA: Que no habiéndose solicitado la audiencia correspondiente se nombró magistrado ponente en estas diligencias al Abogado J.D.A.D., quien en su oportunidad informó tener redactado el proyecto de sentencia respectivo, ordenando este Tribunal se dictase lo que procediere de conformidad a derecho. RESULTA: Que la forma en que el recurrente desarrolla el acápite QUINTO carece de precisión y claridad pues, de él, no se desprende si la acusación está contenida en un solo motivo con varias maneras de infringir la ley y un precepto autorizante; o por el contrario, son varios motivos a los que en forma individual no se consignó su correspondiente precepto autorizante, que en unos casos es el párrafo primero del numeral primero del artículo 765 del Código del Trabajo, cuando la infracción se produjo sin que medien errores de hecho o de derecho; y en otros, el párrafo segundo numeral primero del artículo 765 del Código del Trabajo, cuando la infracción se hubiere producido a través de tales errores, todo en contravención a los preceptuado en los literales a9 y b), numeral 5°, del artículo 769 del Código del Trabajo y 916 del Código de Procedimientos Comunes, de aplicación supletoria por mandato del artículo 858 del Código del Trabajo. CONSIDERANDO: Que además el recurrente plantea el acápite Aspectos de Nulidad, sin indicar cuales fueron los errores procesales en que incurrió la Corte de Apelaciones o el J. de Primera Instancia y siendo que las nulidades tienen por objeto corregir errores en que el juez pudo haber incurrido en el trámite del proceso, que, como ya se dijo, no se señalan, no procede estimarla. CONSIDERANDO: Que por las razones expuestas es procedente desestimar el recurso de casación y la Nulidad de Actuaciones de que se ha hecho mérito. POR TANTO: La Corte Suprema de Justicia, en nombre del Estado de Honduras, por unanimidad de votos y en aplicación de los artículos 303 y 319 atribución 7ª. de la Constitución de la República; 1° y 80 numeral 1° de la ley de Organización y Atribución de los Tribunales; 666 letra c) 769, 776, 777 y 858 del Código del Trabajo y 916 del Código de Procedimientos Civiles FALLA: DECLARANDO NO HA LUGAR el recurrente de casación y la nulidad de actuaciones de que se ha hecho mérito; Y MANDA: Que, con certificación de este fallo, se devuelvan los antecedentes al Tribunal de su procedencia para los efectos legales consiguientes.- Redactó el Magistrado Alcerro Díaz NOTIFIQUESE (EXP. N. 685-90)