Penal nº CP-127-19 de la Corte Suprema de Justicia (Honduras), 06-09-2023

JurisdicciónHonduras
Fecha de sentencia06 Septiembre 2023
Tipo de procesoCasación Penal
EmisorSupreme Court (Honduras)

CERTIFICACIÓN

La Infrascrita Receptora Adscrita a la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia, CERTIFICA la Sentencia recaída en el expediente del Recurso de Casación SP 127-2019, que literalmente dice: Sentencia En la ciudad de Tegucigalpa, Municipio del Distrito Central, a los seis días del mes de septiembre del año dos mil veintitrés, el pleno de la Sala de lo Penal integrado por los Magistrados: W.R.M.S. en su calidad de coordinador, N.D.M.F. y M.R.D.F., pronuncian En nombre del Estado de Honduras La siguiente sentencia en el Recurso de Casación SP 127-2019 por Infracción de Ley, interpuesto contra la sentencia de fecha diez de enero del dos mil diecinueve, dictada por el Tribunal de Sentencia de Gracias, Departamento de Lempira, mediante la cual falló; Primero: Condenó al señor J.P.M., como autor del delito de Homicidio Simple en su Grado de Ejecución de Tentativa, en perjuicio de J.G.D.P., a la pena de diez años y ocho meses de reclusión; asimismo, se le condenó a las penas accesorias de Inhabilitación Absoluta e Interdicción Civil por el tiempo que dure la pena principal. Segundo: Declaró al condenado J.P.M. responsable civilmente de la reparación de los daños materiales, morales y de la compensación de los gastos ocasionados por el delito por el cual se le condenó. Tercero: No Procedió la condena en costas. Cuarto: No procedió el comiso. Son Partes En La Única Instancia: Los Abogados J.R.I.S. y A.A.G., en su condición de Defensores Públicos del señor J.P.M., como parte recurrente; y la Abogada D.E.R.C., en su condición de Fiscal del Ministerio Público, como parte recurrida. Hechos Probados “PRIMERO. En fecha doce de diciembre del año dos mil diecisiete, como a las doce del mediodía, en el caserío J. de la aldea Azacualpa Montaña del municipio de Erandique, departamento de Lempira, el señor J....G.D....P. fue atacado con una lima de afilar (objeto punzo cortante) por el señor J....P....M., quien le causó una herida en la región temporal izquierda. SEGUNDO.- Siempre en la misma fecha y lugar el señor J.G.D.P., al verse lesionado en un acto desesperado intentó reaccionar contra el agresor, así mismo por su parte J.P.M. con el ánimo de continuar con la agresión tomó posición de ataque con el mismo objeto que tenía en la mano, intensión que fue aplacada por el señor J.L.S., (padre del imputado) quien se posiciono en medio de la víctima y agresor, lo cual fue aprovechado por el señor J.G.D.P., para alejarse del lugar. TERCERO. - El señor J.G.D.P., en fecha doce de diciembre del año dos mil diecisiete, siendo las doce con cincuenta minutos del medio día, ingresó al Hospital J.M.G., porque presentó una herida penetrante en región temporal izquierda que le causó un trauma craneoencefálico abierto leve.” Recurso De Casación. Motivos y Argumentos Recurso de Casación por Infracción de Ley EXPRESION DE LOS MOTIVOS DE CASACION POR INFRACCION DE LEY. UNICO MOTIVO: Infracción de ley por aplicación indebida del artículo 116 del Código Penal en relación al artículo 15 del mismo cuerpo legal y falta de aplicación del artículo 135 numeral 3 del Código Penal. PRECEPTO AUTORIZANTE: El presente motivo de casación se encuentra comprendido en el artículo 360 párrafo primero del Código Procesal Penal. EXPOSICION DEL MOTIVO: Cuando se interpone recurso de casación por infracción de ley, solo le corresponde al Tribunal de Casación actuar como controlador de la aplicación de la ley sustantiva por el Tribunal de Sentencia. Su misión se limita a la revisión del juicio de derecho contenido en la sentencia. El recurso de casación por infracción de ley, tiene por finalidad la revisión por parte del Tribunal de alzada, de la interpretación de la ley que hagan los tribunales de sentencia y poniéndolos en relación con la norma de derecho que rige el caso, dentro del campo de la consideración puramente jurídicamente. Esa tarea de controlador jurídico asignada al tribunal de casación supone el respeto a los hechos fijados en la sentencia. En este sentido, el recurso de casación por infracción de ley debe estructurarse a partir su alegación, de los hechos probados que contenga la resolución cuestionada, puesto que el vicio en esencia consiste en que la decisión adoptada por el juzgador en la parte resolutiva de la sentencia, es incompatible, irreconciliable o ajena a la verdad enunciada por la narración fáctica (Hechos Probados). La jurisprudencia ha sostenido reiteradamente, que los hechos probados constituyen la base de la sentencia, en consecuencia, conforman el marco histórico descriptivo que sirve de cimiento a la norma penal que le corresponde. El hecho y el precepto son inseparables para la correcta aplicación del tipo penal y solo cuando no armonizan cabe hablar de aplicación indebida. La aplicación indebida supone la existencia de un error en la selección del precepto, se trata de aquellos casos en los cuales la norma penal no contempla el o los hechos declarados probados en la sentencia[1] En nuestro caso, el juzgador declaró como Hecho Probado el siguiente: PRIMERO: En fecha doce de diciembre del año dos mil diecisiete, como a las doce del mediodía, en el caserío J. de la aldea Azacualpa montaña del Municipio de Erandique, Departamento de Lempira, el señor J....G....D....P. fue atacado con una lima de afilar (objeto punzo cortante) por el señor J....P....M., quien le causó una herida en la región temporal izquierda. SEGUNDO: Siempre en la misma fecha y lugar el señor J....G....D....P., al verse lesionado en un acto desesperado intentó contra el agresor, así mismo por parte J....P....M. con el ánimo de continuar con la agresión tomó posición de ataque con el mismo objeto que tenía en la mano, intención que fue aplacada por el señor J....L....S., (padre del imputado) quien se posesiono en medio de la víctima y agresor, lo cual fue aprovechado por el señor J....G....D....P., para alejarse del lugar. TERCERO: El señor J.G....D....P., en fecha doce de diciembre del año dos mil diecisiete, siendo las doce con cincuenta minutos del medio día, ingresó al Hospital J....M.G., porqué presentó una herida penetrante en región temporal izquierda que le causo un trauma craneoencefálico abierto leve". Por lo anterior mi representado fue condenado a la pena de diez (10) años, ocho (08) meses de reclusión por el delito acusado. Según P.M., la declaración de hechos probados constituye el cimiento de la sentencia penal, es entonces; "el arranque", Es un presupuesto necesario del fallo, porque mediante ella se fija judicialmente la reconstrucción de lo sucedido, y constituye la base sobre la que se construirá el tratamiento (subsunción) jurídico del caso debatido en el proceso; pero no integra propiamente la motivación de su decisión. [2]La importancia del hecho probado en la sentencia penal, lo constituye que debe reunir todos los elementos de la tipicidad del delito requerido para llegar a una condena y todos los elementos fácticos en que se fundamenta la sentencia, es una parte fundamental del fallo, el cual debe consignarse de manera precisa y circunstancial el hecho que se tuvo por demostrado que, evidentemente, ha de coincidir con lo acusado. La consignación del relato factico en la sentencia es fundamental, puesto que constituye la premisa fáctica del silogismo en que la misma consiste, y supone el pronunciamiento sobre lo que es realmente objeto del proceso (los hechos). Debe rechazarse, así, la construcción de un relato de hechos por remisión al contenido de las actuaciones, sea el contenido de una pericia o de un documento que obre en las actuaciones. La declaración de Hecho probados de la sentencia deberá consistir en un auténtico relato factico, por eso es su vital importancia en la sentencia. En nuestro caso según lo descrito en el hecho probado, se deja en evidencia que el honorable Tribunal de Sentencia de Gracias, Departamento de Lempira, aplicó indebidamente los artículos 116 y 15 del Código Penal, al subsumir equivocadamente la conducta del imputado en el delito de homicidio en su grado de ejecución de tentativa. Es así que en el factum de la sentencia cuestionada no concurren todos los elementos necesarios del ilícito acusado, pues en el hecho probado no se establece que efectivamente mi defendido tuvo la intención de quitarle la vida al señor J.D.P., pues si bien utilizó un objeto cortopunzante (lima de afilar) no consta en el hecho probado actos inequívocos de ejecución que dieran como resultado un animus necandi (deseo de matar). Sin ánimo de profundizar sobre lo evacuado en el juicio oral y público, pero que es importante pues es la base para redactar el facturn de la sentencia cuestionada, podemos establecer que los hechos no se subsumen en la norma infringida, no se cumple con todos los requisitos exigidos en el artículo 15 del Código Penal vigente, siendo: 1) Intención de cometer un delito determinado. 2) Actos Inequívocos de ejecución. 3) Que no se consuma por causas ajenas a la voluntad del agente. En cuanto al primer requisito no se comprobó la intención de cometer el delito de homicidio, pues no puede entenderse que la intervención de una tercera persona como la intención de ejecutar el ilícito, lo que hizo esta persona fue precisamente evitar que el señor J.G.D.P. no agrediera a J.P.M., si el acusado hubiese tenido la intención de quitarle la vida al ofendido, bien pudo haberlo hecho al momento que se dirigía el ofendido al camión, sin embargo, el acusado se quedó en el mismo lugar. En relación a la herida ocasionada al ofendido tal como está descrito en el hecho probado y según la pericia evacuada en el debate, en fecha doce de diciembre del dos mil diecisiete, se realizó una revisión al expediente clínico del señor J.G.D.P., en el Hospital J.M.G. de la ciudad de Gracias, Departamento de Lempira, donde se detalla que el ofendido ingresó en fecha doce de diciembre del 2017, aproximadamente a las doce con cincuenta minutos del medio día. El paciente presentaba una herida penetrante en región temporal izquierda, producida por una lima de afilar (objeto punzo cortante), tiempo de incapacidad 28 días, que no hubo peligro de muerte. Tampoco se da el tercer requisito, ya que no hay una razón suficiente para creer que el desistimiento del acusado sea por una acción ajena a la voluntad del agente, el no quiso darle muerte al ofendido, su intención está bien establecida siendo puñalear al ofendido con la lima que portaba. El animus necandi puede definirse como el “deseo de matar" lo que implica dolo con sus dos elementos de conocimiento y voluntad. Como concluye la STS (Sala Segunda) de 3 de julio de 2006 que bajo la expresión ánimo matar se comprenden generalmente tanto el dolo directo como el eventual[3]. La diferencia entre el animus necandi y animus laedendi, que constituye uno de los temas clásicos de la jurisprudencia, ha sido abordada en multitud de sentencias, conformando un sólido cuerpo jurisprudencial en orden a confeccionar el catálogo de criterio diferenciadores que nos puedan permitir su distinción. Uno de los problemas que se presenta es determinar si una acción puede incardinarse dentro de un delito contra la vida, principalmente en su modalidad de homicidio y, por ende, considerar que el sujeto activo con intención de matar o animus necandi, o, en cambio, inferir que su acción debe calificarse como un delito de lesiones porque en el ánimo del agente estaba lesionar o mermar la integridad física del sujeto pasivo, presidiendo en el un animus laedertdi, consistiendo en el ánimo de lesionar. Se prevé para los delitos de lesiones, lesiones al feto que corresponda. En nuestro caso no se demostró en juicio un ánimo de querer matar, según lo descrito en el factum solamente una intención de querer causar un daño a la integridad física de la víctima. Es así que hay una falta de aplicación del artículo 135 numeral 3 del Código Penal, donde establece; que comete el delito de lesiones y sujeto a reclusión: De tres (3) a seis (6) años si la lesión produce el deterioro permanente de la salud, de un sentido, de un órgano o miembro principal, o si ocasiona, un problema permanente para hacer un uso norma de la palabra, o si inutiliza al ofendido para el trabajo por más de treinta (30) días o le ocasiona una deformación permanente en el rostro. Situación que quedó debidamente establecida pues se presentó una herida penetrante en región temporal izquierda que le causó un trauma craneoencefálico abierto leve. INTERPRETACION PRETENDIDA La mayoría de Juzgadores incurrieron en aplicación indebida al invocar el artículo 116 en relación al artículo 15 del código penal que se refiere al delito de Homicidio en su grado de ejecución de tentativa, mismo que es ajeno a la verdad consignada en el hecho probado, apreciándose la incongruencia entre el factum de la sentencia y la norma penal que se asigna, por lo que la infracción se produce al citar y fundamentar el fallo con una norma extraña a los hechos estimados probados. La pretensión de esta parte defensora ante el Tribunal de Casación es dictar una sentencia condenatoria por el delito de LESIONES según lo establecido en el artículo 135 numeral 3 del Código Penal Vigente.” F....D.R. de Casación por Infracción de Ley Como lo ha reiterado esta Sala de lo Penal, por tratarse de un Recurso de Casación por Infracción de Ley, sólo le corresponde actuar como contralor de la aplicación de la ley sustantiva realizada por el Tribunal de Sentencia. Su misión se limita a la revisión del juicio de derecho contenido en la sentencia. El recurso de casación por infracción de ley, tiene por finalidad la revisión por parte de esta Sala, de la interpretación que de la ley hagan los Tribunales de Sentencia, definiendo o valorando jurídicamente los hechos establecidos en la sentencia y poniéndolos en relación con la norma de derecho que rige el caso, dentro del campo de la consideración puramente jurídica. Esa tarea de contralor jurídico asignada al Tribunal de Casación supone el respeto a los hechos fijados en la sentencia. En este sentido, el recurso de casación por infracción de ley debe estructurarse o partir su alegación de los hechos probados que contenga la resolución cuestionada, puesto que el vicio en esencia consiste en que la decisión adoptada por el juzgador en la parte resolutiva de la sentencia, es incompatible, irreconciliable o ajena a la verdad enunciada por la narración fáctica (Hechos Probados), de tal suerte que resultan inobservadas las normas que sí corresponde aplicar, se invocan normas que no deben aplicarse, o se invoca la norma que deba aplicarse al caso concreto pero el juzgador hace una incorrecta interpretación de la misma. Conforme lo regula el artículo 360 del Código Procesal Penal, el objeto de la Infracción en un Recurso de Casación por Infracción de Ley puede recaer en tres aspectos: a) Precepto Penal de Carácter Sustantivo, es decir normas penales en sentido estricto, como son las que determinan delitos, faltas, estados peligrosos, penas, medidas de seguridad, eximentes de responsabilidad penal, formas de intervención en el delito, grados de realización del delito, circunstancias agravantes o atenuantes, reglas relativas a la responsabilidad civil etc., es decir aquellas que conforman el derecho penal material o sustantivo. b) N.E., referente a aquellas que pertenecen al derecho penal sustantivo, que no se encuentran en el Código Penal o leyes penales especiales, pero que deben ser “observadas para la aplicación de la ley penal”, por ejemplo, las leyes penales en blanco, que son aquellas que, señalando la pena aplicable al delito, omiten establecer todo o parte de la conducta punible y para poder completarla se remite a otra norma, bien sea penal o no. c) Principio de Doctrina Legal, debemos entender por doctrina, de conformidad al párrafo segundo del artículo 360 del Código Procesal Penal: “La reconocida como tal por la Corte Suprema de Justicia, por medio de tres sentencias conformes sobre un mismo asunto”. Otra circunstancia a considerar al momento de plantear un recurso de casación, son las diferentes especies del Recurso de Casación por Infracción de Ley o Doctrina Legal, las cuales son: a) Violación o Falta de Aplicación, consistente en la falta de aplicación de la ley o doctrinas legales que correspondan o se ajusten a los hechos probados que enuncia la sentencia. Es la omisión por parte del juzgador, en cuanto a la cita o aplicación de la norma aplicable al caso y que justifica legalmente los hechos probados de la sentencia. b) Aplicación Indebida, consiste precisamente en la invocación hecha por el juzgador, de leyes o doctrinas legales ajenas a la verdad concebida en los hechos probados de la sentencia, de tal suerte que se aprecia la incongruencia en el fáctum de la resolución y la norma que se le asigna. c) Interpretación Errónea, consistente en que citando la sentencia la ley correspondiente, se aplica otorgándole un sentido distinto al que tiene. Único Motivo Norma autorizante: artículo 360 del Código Procesal Penal. Norma sustantiva que se denuncia infringida: artículos 116 en relación al 15 del Código Penal, y falta de aplicación del artículo 135 numeral 3 del Código Penal. Concepto de la infracción: aplicación indebida delito de homicidio en su grado de tentativa y falta de aplicación del delito de lesiones graves. Pretensión: que se dicte una nueva sentencia por el delito de lesiones Explicó la recurrente que, según lo descrito en el hecho probado, se deja en evidencia que el Sentenciador aplicó indebidamente los artículos 116 y 15 del Código Penal, al subsumir la conducta del acusado en un homicidio en su grado de ejecución de tentativa, pues no constan en los hechos que se ejecutaran actos inequívocos de ejecución que diera como resultado el animus necandi (deseo de matar). Hay una falta de aplicación del articulo 135 numeral 3 del Código Penal, pues quedo demostrado que el ofendido presentó una herida penetrante que le causó un trauma craneoencefálico abierto leve. Del Animus Necandi o Animo de Matar[4] Debemos establecer la diferencia entre el ánimo de matar, “animus necandi”, y el ánimo de lesionar, “animus laedendi o vulnerandi”. Para establecer la existencia del ánimo de matar dado que la intención o el conocimiento del sujeto activo del delito son hechos de conciencia, de carácter subjetivo, cuya existencia, salvo en los supuestos de confesión del autor, no puede acreditarse normalmente a través de prueba directa, es necesario acudir a un juicio de inferencia para afirmar su presencia sobre la base de un razonamiento inductivo construido sobre datos fácticos debidamente acreditados. Esa inferencia debe aparecer de modo expreso en la sentencia y debe ser razonable, de tal manera que la conclusión obtenida acerca de la intención del sujeto surja naturalmente de los datos disponibles. Esa razonabilidad es precisamente el objeto del control casacional cuando la cuestión se plantea como aquí lo hace la recurrente. Su expresión precisará de un mayor o menor razonamiento en función de las características del caso en concreto. A estos efectos para afirmar o no la existencia del ánimo propio del delito de homicidio simple en cualquiera de sus modalidades, directo o eventual, el Juzgador debe realizar un examen y ponderación de los actos, anteriores, coetáneos o posteriores al suceso, que pueden revelar la exteriorización de la interna y verdadera intención del agente, siendo, de ordinario, tales actos: a) Las palabras que precedieron a la agresión, la acompañaron o la sucedieron, así como toda clase de manifestaciones escritas, verbales o mímicas; b) Los antecedentes del hecho y las desavenencias, resentimientos o discusiones habidas entre los protagonistas del suceso; c) El carácter pacífico o inofensivo o agresivo y pendenciero del culpable, así como su conducta y antecedentes; d) El arma empleada, sus características, capacidad vulnerante y normal letalidad; e) La región corporal, más o menos vital, atacada; f) La índole, extensión, profundidad y diagnóstico de las heridas; g) La multiplicidad o soledad de los golpes o disparos; h) El vigor, energía o saña con que se manejó el arma y se infirieron las heridas; e i) Cuantas circunstancias rodearon el hecho y permitan formar su convicción respecto a su exacta dimensión y deseado alcance. De la Procedencia del Recurso. El Motivo es parcialmente de Recibo. Conforme el recurso presentado por la recurrente, al tratarse de una impugnación por infracción de ley, la tarea de la Sala de lo Penal se circunscribe en analizar los hechos probados y confrontarlos con las normas penales utilizadas por el Sentenciador y las denunciadas por el censor y así determinar si existe correspondencia o no entre ambos. Los hechos probados al constituirse en el cimiento de la sentencia penal, son intangibles, es decir se aceptan tal y como estén redactados por el Juzgador; en caso subjudice revelan: PRIMERO. En fecha doce de diciembre del año dos mil diecisiete, como a las doce del mediodía, en el caserío J. de la aldea Azacualpa Montaña del municipio de Erandique, departamento de Lempira, el señor J....G.D....P. fue atacado con una lima de afilar (objeto punzo cortante) por el señor J....P....M., quien le causó una herida en la región temporal izquierda. SEGUNDO.- Siempre en la misma fecha y lugar el señor J.G.D.P., al verse lesionado en un acto desesperado intentó reaccionar contra el agresor, así mismo por su parte J.P.M. con el ánimo de continuar con la agresión tomó posición de ataque con el mismo objeto que tenía en la mano, intensión que fue aplacada por el señor J.L.S., (padre del imputado) quien se posiciono en medio de la víctima y agresor, lo cual fue aprovechado por el señor J.G.D.P., para alejarse del lugar. TERCERO. - El señor J.G.D.P., en fecha doce de diciembre del año dos mil diecisiete, siendo las doce con cincuenta minutos del medio día, ingresó al Hospital J.M.G., porque presentó una herida penetrante en región temporal izquierda que le causó un trauma craneoencefálico abierto leve.” Si revisamos detenidamente los acontecimientos, los mismos no nos dan detalles de como inició el problema entre el imputado y el ofendido, si no que inicia afirmando que J.G.P. (ofendido) fue atacado por J.P.(.imputado); por lo que sin ningún motivo aparente el ahora acusado golpeó con una lima de afilar al ofendido, luego y según lo relatan los sucesos, al tratar el señor J.G.D. de reaccionar, continuó el señor J.P.M. con el ánimo de la agresión y tomó posición de ataque, lo que no ocurrió pues el padre del imputado se posicionó entre ellos. Si tomamos en consideración los aspectos que esta Sala de lo Penal plasmó en el apartado anterior para determinar si en el accionar el ahora acusado existía ese animo de matar, podremos concluir que no se encuentran revelados en los hechos la intencionalidad del imputado de vedar la vida del ahora ofendido. Veamos cuales son los aspectos a considerar: a) Las palabras que precedieron a la agresión, la acompañaron o la sucedieron, así como toda clase de manifestaciones escritas, verbales o mímicas; en el presente caso el Sentenciador ha obviado establecer en sus hechos como se dieron las situaciones previas al golpe por parte del acusado, se desconoce según el relato de sucesos si entre ellos hubo alguna discusión previa que ocasionara tal arrebato. b) Los antecedentes del hecho y las desavenencias, resentimientos o discusiones habidas entre los protagonistas del suceso; en iguales circunstancias, los hechos probados son ausentes al establecer si entre el acusado y el ofendido existía algún tipo de discrepancias, rencores o altercados que nos pudieran dar a entender el porqué de las agresiones. c) El carácter pacífico o inofensivo o agresivo y pendenciero del culpable, así como su conducta y antecedentes; nada advierte el relato de hechos si el señor J.P.M. tiene un carácter explosivo o pasivo que nos permitan determinar su conducta y antecedentes. d) El arma empleada, sus características, capacidad vulnerante y normal letalidad; la fundamentación fáctica de la sentencia establece que el arma utilizada por el ahora acusado J.P.M. fue una lima de afilar cuchillo de la cual se dice en los hechos que es un objeto corto punzante; para esta Sala de Casación la misma tiene una capacidad mínima para producir la muerte y por tanto con una letalidad bastante baja. e) La región corporal, más o menos vital, atacada; la región corporal que sufrió las lesiones es la cabeza, podemos concluir que es una región vital del cuerpo humano. f) La índole, extensión, profundidad y diagnóstico de las heridas; según los hechos probados, la lesión que sufrió el ofendido J.G.D. le causaron un trauma craneoencefálico abierto leve; entiende esta Sala de lo Penal que el ofendido sufrió un duro golpe, pero dicha lesión es diagnosticada como leve según los hechos. g) La multiplicidad o soledad de los golpes o disparos; en el caso de autos es una sola herida en la cabeza del ahora acusado, la cual como se dice en los hechos es catalogada como leve. h) El vigor, energía o saña con que se manejó el arma y se infirieron las heridas; los acontecimientos probados no establecen estos aspectos, solo que, al momento en que el ahora ofendido quiso reaccionar, el imputado tomó posición de ataque, pero este accionar no podemos catalogarlo como saña, sino que una simple reacción de protegerse del ser humano. i) Cuantas circunstancias rodearon el hecho y permitan formar su convicción respecto a su exacta dimensión y deseado alcance. Al respecto podemos establecer que esas otras circunstancias que nos revelan los hechos probados es que el ahora acusado fue llevado al hospital J.M.G. porque presentó una herida penetrante en región temporal izquierda que le causó un trauma craneoencefálico abierto leve.Esta Sala de lo Penal al analizar el cuadro fáctico y las diferentes circunstancias en que se desarrollaron, no encuentra en el imputado J.P.M. su intencionalidad certera y decisiva de quitarle la vida al señor J.G.D.P., es decir ese animus necandi necesario para la configuración del delito de homicidio, en el presente caso en grado de ejecución de tentativa. En el tipo penal de homicidio, uno de los aspectos que el Sentenciador precisamente juzga es el elemento subjetivo del tipo, es decir el ánimo del autor en querer quitarle la vida al sujeto pasivo, de ahí pues que la redacción del artículo 116 decreto 144-83 inicia estableciendo “quien de muerte a una persona”, podemos determinar que el elemento objetivo de “dar muerte” y el elemento subjetivo de “querer causar la muerte” configuran el delito de homicidio; pero en el caso del encartado J.P.M. no es posible deducir con esa fundamentación fáctica, que tenía la fiel y total convicción de matar al señor J.G.D.P., por lo que se puede concluir que los hechos declarados probados por el Sentenciador no son armónicos con el artículo 116 en relación al 15 del Código Penal decreto 144-83 y por tanto el Sentenciador los ha aplicado incorrectamente. En su segundo planteamiento, el recurrente afirmó que según los hechos probados, el Sentenciador dejó de aplicar el artículo 135 numeral 3 del Código Penal (Decreto 144-83) que refiere al delito de lesiones graves; según lo relata el propio artículo estas lesiones ocurren cuando producen el deterioro permanente de la salud, de un sentido, de un órgano o miembro principal o si ocasiona un problema permanente para hacer un uso normal de la palabra o si inutiliza al ofendido para el trabajo por más de 30 días o si le ocasiona una deformación en el rostro. En ningún apartado de los hechos probados el Juzgador afirma que al ahora ofendido J.G.D.P. haya tenido alguna lesión de las relatadas en el ya referido artículo, ni tampoco que esa lesión le haya incapacitado del trabajo por mas de 30 días, recordemos que únicamente debemos tomar en cuenta la fundamentación fáctica y no las pruebas que se hayan evacuado, de ahí pues que el recurrente no tiene razón al advertir que los hechos probados encajan en el artículo 135 numeral 3, pues ninguna de las características de las lesiones que se describen en el mencionado instrumento, aparecen reflejados en los hechos. Concluye esta Sala de Casación que, al no encajar los hechos probados en el delito de homicidio en grado de ejecución tentativa, pues no encontramos en ellos el elemento subjetivo del tipo es decir el animus necandi del acusado J.P.M., al no poder encajarlo en ningún otro ilícito penal es procedente dictar Sentencia absolutoria a su favor. Por tanto, se declara parcialmente ha lugar el recurso de casación por infracción ley, en el sentido de que es correcto el argumento que plantea la censora cuando afirma que el Juzgador aplicó incorrectamente los artículos 116 y l5 del Código Penal, pero no procede su recurso cuando afirma que dejó de aplicar el artículo 135 numeral 3 del Código Penal (Decreto 144-83), por tanto, es procedente se dicte la respectiva sentencia absolutoria a favor del imputado J.P.M.. Decisión Se declara parcialmente ha lugar el recurso de casación por infracción de ley en su único motivo, interpuesto por la defensa pública. Por Tanto La Corte Suprema de Justicia, en nombre del Estado de Honduras, por unanimidad de votos de la Sala de lo Penal y en aplicación de los artículos 82, 90, 303, 304, 313 atribución 5, 316 párrafo primero reformado de la Constitución de la República; 1 y 80 número 1) de la Ley de Organización y Atribuciones de los Tribunales; 338, 359, 360, 363 y 369 del Código Procesal Penal; 15, 116, 135 del Código Penal decreto 144-83. Falla: Primero: Declara parcialmente Ha Lugar el Recurso de Casación por Infracción de Ley en su único motivo, interpuesto por la Abogada E.K.D.S., en su condición de Defensora Pública del señor J.P.M.. Segundo: Revoca la sentencia de fecha diez de enero del dos mil diecinueve, dictada por el Tribunal de Sentencia de Gracias, Departamento de Lempira. Tercero: Casa la sentencia recurrida en el sentido siguiente: A. de toda responsabilidad penal al señor J.P.M. del delito de Homicidio en su grado de ejecución de tentativa en perjuicio de J.G.D.P.. Y manda: Que la Secretaría del despacho devuelva los antecedentes del caso al Tribunal de Sentencia de origen, con certificación de la presente sentencia, para los efectos legales correspondientes. Redactó Magistrado D.F.. N.. Firmas y Sello. W.R.M.S.. Magistrado Coordinador. N.D.M.F.. Magistrado. M.R.D.F.. Magistrado. Firma y Sello. R.K.S.N..-. Receptora ADSCRITA SALA de lo Penal.”

Extendida en la ciudad de Tegucigalpa, Municipio del Distrito Central, a los veintitrés días del mes de octubre de dos mil veintitrés. Certificación de la Sentencia dictada a los seis días del mes de septiembre del año dos mil veintitrés, recaída en el expediente de casación con número de ingreso SP-127-2019.

RINA KORITZA SANDOVAL NAVAS

RECEPTORA ADSCRITA SALA DE LO PENAL

Página 1 | 1


[1] Vid. Entre otras, Sentencias dictadas por la Sala Penal en los Recursos de Casación N SP-129-2009 de fecha 28 de octubre de 2010; N SP-250-2009, de fecha 13 de abril de 2011; N SP-240-2011 de fecha 16 de mayo de 2013 y N SP-208-2011 de fecha 25 de abril de 2013.

[2] L.Z./Fernández Entrango/Derecho Procesal Penal de Honduras (Manual Teórico-práctico) Declaración de los Hechos ^robados/ Pag.527.

[3] G.T., M (dir): Comentarios del Código Penal, L.N.. 2010, pp 68 y ss; LUZON PEÑA, D: “Dolo y dolo Eventual”, en ARROYO ZAPATERO, L (coord.): Libro homenaje al Dr. M.B.S., Universidad Castilla-La Mancha, 2001, pàgs., 1110 y ss

[4] Sentencia de Casación Penal SP 127-2019 de fecha 10 de junio de 2008, dictada por Sala de lo penal de la honorable Corte Suprema de Justicia.

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR